Bolsas de basura

Antes de hablar sobre las distintas bolsas de basura y sus características, queremos daros más información sobre qué productos van a cada contenedor, ya que, aunque llevemos lustros reciclando, aún hay ciertos productos que suelen acabar en el contenedor incorrecto.

  • Contenedor del cartón: No podemos depositar ninguna clase de briks, ni servilletas o papel de cocina sucio.
  • Contenedor orgánico: No podemos depositar polvo, colillas ni pañales.
  • Contenedor del plástico: No podemos depositar juguetes de plástico, utensilios de cocina, papel plastificado ni DVD.  
  • Contenedor del vidrio:  No podemos depositar cristal, bombillas ni espejos.

¿Qué es la Galga?

La galga es una unidad de medida utilizada para medir el grosor de materiales extremadamente delgados, como el plástico de las bolsas de basura. Para hacernos a la idea, una bolsa con 200 de galga equivale a un grosor de 0,05 mm. 

En el ámbito doméstico, se suelen usar bolsas con una galga de 100, las cuales ofrecen una buena resistencia. Por lo tanto, podemos llegar a la conclusión que la galga está relacionada con la resistencia de las bolsas, aunque este no es el único valor a tener en cuenta cuando hablamos de la firmeza, los materiales de fabricación también son importantes.

  • Biodegradable: Bolsas destinadas al compostaje de residuos degradables, debido a que su composición les permite descomponerse juntamente con los restos orgánicos. Su principal inconveniente es que no pueden almacenarse en grandes cantidades, ya que como su propino nombre indica, al cabo de un periodo de tiempo pueden descomponerse solas. 
  • Polietileno de alta densidad: Bolsas resistentes a las altas temperaturas, pero con poco grosor, se utilizan frecuentemente en tiendas para separar productos y no tanto como bolsas de basura. 
  • Polietileno de baja densidad: Bolsas moldeables y lisas muy recomendables como bolsas de basura (gran parte de las bolsas de basura están hechas de este material). Sus puntos fuertes son la gran resistencia a desgarres progresivos y pinchazos.   

Color y tamaño

En cuanto al color de la bolsa, nos encontramos con tonalidades que coinciden con el color de los contenedores, así podremos asociarlo correctamente. 

En relación con las medidas, no tendremos ningún problema en conseguir una bolsa que se adapte a nuestro contenedor, pero para elegir el mejor tamaño, podemos usar una fórmula que consiste en dividir el perímetro de la papelera por 2 y al resultado sumarle un 10%. Con ello obtendremos la anchura óptima que necesitamos para la bolsa de basura.

Comentarios (0)

No hay comentarios en este momento

Nuevo comentario

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigue utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo. Más info